Jugar cartas medias conectadas de color

Cuando estas jugando al poker Texas Holdem lo que menos apetece cuando te salen unas cartas medias conectadas del mismo palo, o “suited connectors”, es tirarlas. Por eso mismo vamos a ver aquí como hacer para poder mantenerlas y al menos ver el flop con el menor gasto posible en una partida Texas Hold'em.

La decisión como siempre depende de todo: del número de jugadores, de nuestra posición, de la actitud general de la mesa o de nuestra imagen en la mesa. Pero hay ciertas pautas que debes saber para intentar mantener una mano tan bonita como esta y poder sacarle un buen partido.

Podemos englobar aquí por tanto manos como: 9 – 10 ; 10 – J ; J – Q .. También manos conectadas pero no seguidas como 8 – 10 ; J – 9 ; Q – 10 .. o incluso manos más bajas como 6 – 7 ; 7 – 8 ; o 8 – 9. Siendo del mismo color este tipo de manos son muy peligrosas y muy bonitas y son siempre muy apetecibles de jugar, sobre todo cuando estamos jugando al Texas Hold'em en Cash Game donde las ciegas son siempre las mismas.

Antes de abordar el hecho de cómo hacer para ver el flop con el mínimo coste hay que decir que con este tipo de manos esperamos ver un color o una escalera en el flop que complete nuestra mano. Pero muchas veces lo que vemos es una simple pareja de mesa. Con esto hay que tener sumo cuidado ya que nuestra carta de acompañamiento o “kicker” es bastante baja. Si por ejemplo tenemos un 10 – 9 y sale un 10 en mesa no tendremos que confiarnos en exceso ya que es también muy probable que haya algún 10 mejor acompañado, sobre todo si hay varios jugadores participando en la mano.

En el Texas Holdem, lo que hay que tratar por tanto con este tipo de manos es que no nos suban la apuesta pre-flop, ya que en estos casos, la mano perdería todo su valor y habría que tirarla.

Para ello intentaremos pensar cómo hacer para que no haya más subidas:

  • El movimiento más típico con esta mano, o incluso con pareja baja también, es el “Check-Call”, bueno en el caso de la ronda pre-flop sería pagar simplemente la ciega. Es decir ver la apuesta simplemente y pagar la subida eventual si esta no es demasiado abultada. Es una manera de controlar el tamaño del bote. Esto se debe a que si nosotros subiésemos la apuesta, en caso de que nos resubieran, la apuesta y el bote ya serían demasiado contundentes como para poder pagar.

  • Si decidimos subir la apuesta nosotros mismos tenemos que saber que tiene sus puntos positivos y negativos. El positivo es que estaremos representando una mano más alta que la que tenemos y eso nos otorgará un punto de imprevisibilidad. Además, a menos que nuestro rival tenga una mano muy fuerte, normalmente no resubirá nuestra apuesta. El punto negativo es que no podríamos afrontar una resubida y perderíamos fichas extra.

Para los demás casos en los que estemos en una posición complicada, o que la dinámica de la mesa sea muy agresiva pre-flop, tendremos que tirar nuestra preciosa mano muy a nuestro pesar.

En el Texas Holdem nuestro primer gran objetivo con este tipo de manos es por tanto ver el flop. Al igual que con una pareja baja que no ve su carta para el trío en el flop, estas cartas si no ven el color o la escalera en el flop, pierden la mayor parte de su valor, por lo que no dejan de ser cartas mediocres y especulativas con las que hay que tener especial cuidado para no perder demasiadas fichas a largo plazo.