Tipos de jugador de poker: fish, maniac, rock, shark

Una de las primeras tareas que debes realizar cuando te sumerges en el mundo del poker es analizar y entender los tipos de jugadores que puedes llegar a encontrar, o los tipos de fases por las que podrás pasar para comprender y elaborar lo antes posible tu estrategia.

El poker está formado por una interminable lista de factores determinantes, factores que solo llegarán a dominar los buenos jugadores entre los que destaca, por ejemplo, la observación. En una partida de poker solo con echar un simple vistazo a la mesa podemos observar gran cantidad de detalles que, a la larga, nos irán descifrando una serie de pistas imprescindibles para desarrollar nuestra estrategia, para convertirnos en ganador.

Si nos paramos un segundo a analizar una partida de poker, en una partida podemos encontrar hasta cuatro tipos de jugadores que normalmente se conocen con el nombre de loose-pasivo, loose-agresivo, tight pasivo y tight-agresivo.

Nosotros mismos podemos pasar por estas cuatro fases dependiendo del momento de la partida en la que nos encontremos, es decir, que un jugador no tiene por qué estar encasillado en un tipo de jugador durante toda la partida, veamos.

Un tipo de jugador de poker es el loose pasive. Se caracteriza por jugar un amplio rango de manos, tal y como indica el concepto “loose”, pero luego no las defiende, por aquello de ser pasivo. Además no es nada observador y no presta atención a sus rivales ni a la posición que ocupa en la mesa. Es frecuente encontrarlos en las mesas de límites bajos.

El hecho de ser pasivos quiere decir que rara vez suben la apuesta por lo que se limitan a ver las apuestas de sus rivales, lo que se denomina “calling stations”. Siempre se dejan llevar por su suerte mostrando una total indiferencia hacia aspectos fundamentales como puede ser el cálculo de la probabilidad de los odds que muestra el bote. A este tipo de jugador se le conoce también como “fish”.

Este perfil de jugador de poker es el peor que podemos encontrar y suelen ser perdedores acérrimos, por ello no suele ser buena idea hacer faroles cuando nuestro rival juega bajo estas características, lo mejor es subir la apuesta la cual seguramente verá y la mayoría de las veces no tendrán una buena mano.

Fijémonos ahora en otro tipo de jugador de poker, loose agresive. En una partida los detectaremos rápidamente por el peligro que representan. Son los más difíciles de manejar porque a pesar de no llevar una buena mano, suben y resuben la apuesta con una agresividad suprema y sin dudar en realizar faroles.

Ante este tipo de jugadores lo mejor es desarrollar una jugada pasiva para ver las apuestas hasta el river, y si estamos seguros de llevar una buena mano, subiremos y subiremos la apuesta para hacer el bote lo más grande posible y así llevarnos un premio mayor. A este tipo de jugador también nos referiremos como “maniac”.

Otro tipo de jugador característico es el tight passive, rígido pasivo. Es fácil de detectar. Nunca apuesta a no ser que sus cartas tengan cierto valor, de lo contrario se retirará. En sus jugadas rara vez sube la apuesta. Le basta con sentarse y esperar a que le llegue una mano segura, por esto se denominan pasivos.

Este tipo de jugador de poker nunca sufre grandes variaciones en su bankroll por lo que si este tipo de jugadores quieren ganar dinero deberán perder su miedo a apostar. De lo contrario será muy fácil retirarlos de la mesa, bastará con realizar apuestas duras contra ellos, ya que sin pensárselo dos veces, se tirarán.

Además, tenemos que señalar que a este tipo de jugador popularmente se le conoce como “rock”, o roca. No da mucha acción a la partida, y una de las desventajas de ser un jugador roca es que los rivales que estén atentos y lo descubran, se retirarán a tiempo para evitar perder una cantidad mayor de dinero.

El último tipo de jugador que nos queda por analizar es el tight agresivo, rígido agresivo. Es el mejor jugador de todos, puesto que es muy selectivo con sus manos y agresivo en sus jugadas. Siempre sube las apuestas para proteger su jugada por lo que es difícil descubrir cuando va de farol.

Este tipo de jugador de poker es el más difícil de eliminar, es un tiburón, “shark” en la mesa y no se rinde fácilmente, pelea con habilidad usando todas las posibilidades, el raise, el chek raise, el semifarol y el slow-play.