¿Ver o subir?

En el poker Texas Holdem existen diferentes posibilidades de acción según cada situación. Muchas veces te verás confrontado a la decisión de ver o subir una apuesta, entre otras. Esta decisión debe estar motivada por diferentes factores. Deberás realizar una u otra acción según los diferentes factores para sacarle el mejor partido a tu mano con el menor riesgo posible. En otras palabras, cuando se juega al poker Texas Holdem no siempre se trata de subir solo cuando tengas buenas cartas y de pagar cuando no sean tan buenas, sino de valorar otros factores como las posibles reacciones de tu rival ante cada movimiento.

Lo primero es poner en relación la potencia de tu mano con la posible reacción de tu rival. Así pues según lo que pienses que va a hacer tu rival, deberás realizar la acción que más te convenga según la potencia de tu mano. Pongamos algún ejemplo:

  • Si tienes una jugada máxima (nuts): jugarás “slowplay” si piensas que tu rival no va demasiado fuerte y no vería una resubida. Sin embargo lo normal sería subir para aumentar el bote si piensas que tu rival tiene una jugada fuerte, y sobre todo si piensas que tiene algún proyecto de jugada que superaría a la tuya en caso de que le saliese su carta, en este caso tendrías que resubir para reducir los riesgos.

  • Si eres tú el que tiene un proyecto: lo normal sería pagar únicamente, aunque esto tiene por inconveniente que en la próxima ronda tu rival seguramente se supondrá que efectivamente estas en un proyecto y te pondrá muy caro ver una nueva carta si no te ha salido la tuya. Si piensas que tu rival no va tan fuerte y que puede que no vería una resubida, o en todo caso no resubiría, podrás hacer una demostración falsa de fuerza y resubir la apuesta en “semi-bluff” pasándole así la patata caliente a tu rival.

  • Si tienes una mano normal y estas un poco indeciso: lo normal es pagar simplemente haciendo un gesto de control del bote (pot control), ya que en todo caso no quieres que aumente la agresividad en las apuestas de la mano ya que no tienes una jugada máxima.

En definitiva, en el Texas Holdem cada decisión estará motivada por diferentes factores según cada situación. Por eso cuando se juega al Texas Holdem es muy importante pensar lo que haría tu rival según cada movimiento tuyo. Así, según tus cartas y las que pienses que tiene él, debes intentar hacerle hacer lo que a ti te convenga. Obviamente el lado más difícil es adivinar lo que tiene tu rival o en todo caso lo que estaría dispuesto a hacer según si tú ves o subes la apuesta. En caso de duda, y sobre todo si no estarías dispuesto a aceptar una resubida, lo normal es optar por la acción más conservadora y pagar la apuesta, dejando la opción de resubir para ciertos casos más excepcionales. Eso sí, nunca dejes de valorar la opción de subir o resubir una apuesta, ya que sino corres el riesgo de convertirte en una “call station” y tus rivales perderán el miedo hacia ti y te utilizarán como una marioneta.