Poker Texas Hold'em - Sus orígenes

El Texas Hold'em actualmente es la modalidad más popular y más solicitada por cualquier jugador de poker. Da igual que estemos en un torneo en vivo, en un casino o jugando online, el Texas Holdem es la modalidad de poker qué más se utiliza. Pero cómo y cuándo se ha instaurado esta modalidad como la hegemónica entre todas las existentes.

Los orígenes del poker Hold’em son un tanto ambiguos y no podemos afirmar con certeza o con una verdad absoluta cuál es su origen. Los documentos más antiguos que se conservan datan de primeros del siglo XX y como no podía ser de otra manera los encontramos en la tierra santa del juego, en Nevada.

En concreto la legislación estatal de Robstown, un pequeño pueblo al sur de Texas, es el primer documento que se conserva sobre Texas Hold’em y el primer lugar geográfico al que se atribuye la práctica de dicha modalidad.

La expansión y la popularidad del poker Holdem corrió a cargo de grandes estrellas como Doyle Brunson o Amarillo Slim que alrededor de 1967 ya habían extendido esta práctica por Las Vegas.

En un principio esta modalidad solo se practicaba en el Casino Gold Nugget de Las Vegas pero poco hubo que esperar para que la fiebre del Texas se extendiera a otros casinos, como al Dunes Casino.

En 1970 se produjo un antes y un después en la historia del poker, hablamos de la fecha en la que se crearon las series mundiales, las WSOP. En esta fecha los hermanos Binion, Jack y Benny, incorporaron esta modalidad a las series mundiales en su ya mítico Casino Binio´s Horseshoe.

No mucho más tarde, en la década de los ochenta, el poker Texas Hold’em despegó de sus raíces y comenzó a cruzar fronteras. Empezó a extenderse por todo Estados Unidos, y más tarde llegó a Europa. Todavía hoy no se ha detenido y a día de hoy sigue conquistando a más de un jugador que queda cautivado y fascinado por esta modalidad.

El poker Texas Hold’em tiene unas reglas sencillas. El objetivo es conseguir el bote que se va formando entre todos los jugadores de la mesa. Una vez repartidas las cartas, cada jugador tiene que apostar y luchar por conseguir vencer a sus oponentes, realizando apuestas fuertes, jugando con los faroles o retirándose a tiempo si considera que su mano no es lo suficientemente fuerte como para vencer. En este momento entra en juego la estadística y la fuerza psicológica.

Las partidas de poker se dividen en diferentes manos, y cuando un jugador se queda sin fichas, pierde. Este es el mecanismo básico. Al final de cada mano el jugador que gane se lleva el bote que se ha ido formando. La mano termina cuando los jugadores llegan al showdown, cuando enseñan sus cartas y el que tenga la mejor combinación, el mejor ranking de manos, vence. Pero no siempre hace falta llegar al showdown para vencer, puede que tus contrincantes se hayan ido retirado y tú seas el ganador.

Lo que caracteriza al poker Holdem por encima de todas las cosas en que es un juego en el que tienes que contar con las cartas comunes para combinar tu propia mano.

Cada jugador utilizará las cinco cartas comunes que se irán destapando a su debido tiempo, en el flop, turn y river, en el centro de la mesa junto con sus dos cartas que se le repartieron al principio de la partida.

El meollo del asunto está en que tienes que compartir estas cinco cartas con tus contrincantes, por lo que aquí tendrás que desarrollar una estrategia única que te permita eliminar al resto de jugadores.

Dentro de esta modalidad, del poker Texas, hay hasta cuatro variantes de las que podrás disfrutar:

  • Texas Hold’em con límite, en el que encontrarás un límite de apuesta predeterminado en cada ronda de apuestas, en cada mano.
  • En el Texas Hold’em sin límite lo interesante es que cualquier jugador podrá apostar la totalidad de tus fichas.
  • La modalidad Pot Limit consiste en que un jugador podrá apostar lo que haya en el bote.
  • La última variedad es una mezcla entre el Texas Hold’em con límite y el sin límite, y se conoce con el nombre de Texas Hold’em mixto.