Flop: Cómo afrontar las primeras 3 cartas comunes

Una vez llegamos al flop en una partida de Texas Hold'em empieza una película completamente distinta a la empezada en la etapa anterior (pre-flop). Pasamos de tener 2 cartas tapadas a tener un total de 5 cartas sumando las 3 cartas comunes del flop a las dos cartas de inicio. Lo que significa pasar de 2 cartas a poder hacer una jugada completa.

Esto quiere decir muchas cosas, lo más importante es saber hacer la diferencia entre cada fase. Hay que pensar que cada fase de una partida de Texas Hold'em puede ser un mundo distinto, que todo puede cambiar completamente, y más con el flop que son 3 cartas de golpe. Así pues una mano fuerte de inicio puede quedar obsoleta y una mano mediocre convertirse en poderosa.

En el poker Texas Hold'em una vez en el flop, es cierto que es un mundo nuevo, pero por norma general, si un jugador ha subido la apuesta pre-flop, lo más normal es que vuelva a apostar “continuation bet” (apuesta de continuación). Esta es una manera de decir “he subido la apuesta por algo pre-flop, así que tírate a menos que lleves algo bueno”. Aquí acaban la mayoría de manos que han llegado al flop, ya que por norma general el que ha subido inicialmente sigue teniendo la mejor mano, si es verdad que llevaba la mejor mano inicialmente. Esto es así ya que hay más posibilidades de que no te salga nada en el flop de que sí que te salga.

Por consiguiente, en una partida de Texas Hold'em rara vez todo el mundo pasa con las cartas del flop encima de la mesa. Acuden a las apuestas tanto jugadores con proyectos, como jugadores con pareja de mesa, como los jugadores que han jugado de tapado “slowplay”, o como los faroleros que intentan llevarse el bote a las primeras de cambio.

El flop es un escenario de mil batallas. En este escenario, y con todavía dos nuevas cartas por salir, se enfrentan muchas veces jugadores que han tocado (conseguido cartas de mesa) contra jugadores que por el momento no llevan nada pero que tienen un proyecto de jugada máxima (escalera o color). Así pues, en el poker Texas Hold'em, el flop suele ser el escenario idóneo para todo tipo de “semi-bluffs” que fuerzan normalmente a los rivales a apostar todas sus fichas o tirarse.

Por otro lado el flop es un segundo gran filtro. Después de la ronda pre-flop, en el flop se suele reducir el número de jugadores. Si la ronda pre-flop no la suelen pasar más de 4 jugadores (en una mesa de 10), después del flop rara vez quedan más de 2 o 3. Por tanto en el Texas Hold'em, el flop es también una ronda esclarecedora, es decir que todos los jugadores que hayan decidido ver el flop con unas cartas especulativas (especulando según el flop), como por ejemplo con dos cartas del mismo color, y que no hayan salido contentos del flop, no van a ver ni una ficha apostada más.

Por lo demás, cómo jugar cada mano en particular es completamente aleatorio. Cada jugada consta de 3 rondas de apuestas una vez visto el flop (flop, turn y river), por lo que cada jugador planteará una estrategia a lo largo de estas tres fases, sin nunca olvidar que cada fase puede darle la vuelta completa a la tortilla.