Una partida de poker - Primera toma de contacto

Hay varias cosas que un jugador principiante debe conocer antes de sentarse en una mesa de poker.

El poker es un juego de cartas en el que los jugadores realizan apuestas dependiendo del ranking de cartas que lleven, es decir, dependiendo de la jugada que puedan llegar a tener.

Los jugadores luchan por conseguir el bote. En poker según se va jugando se va creando un bote común que surge de la suma de las apuestas de los jugadores. Y de esta forma, el jugador que tenga la mejor jugada se llevará el bote íntegramente.

Existen distintas variedades y modalidades de poker pero todas ellas comienzan con una apuesta obligada con la que los jugadores comienzan a competir, como la ciega grande y la ciega pequeña del poker Texas Holdem, o en el caso del Seven Card Stud, ante, y bring-in. En cualquier caso cada apuesta va acompañada de distintas posibilidades, de distintas opciones que están en la mano de cada jugador dependiendo de la estrategia que siga.

En una partida de poker pueden pasar muchas cosas. Pero lo más común y lo más apasionante son las apuestas, que en el fondo es lo que le da emoción al juego. Cuando un jugador decide realizar una apuesta, el jugador que esté a su izquierda, y los que le siguen, pueden tirar las cartas, fold, subir la apuesta, raise, o ver la apuesta, call, es como igualarla.

Las apuestas siempre continúan hasta que los jugadores hayan igualado las apuestas realizadas, o bien se hayan retirado. Y si ningún jugador apuesta en una ronda, la ronda terminará cuando todos hayan pasado. Cuando la última ronda de apuestas se iguala es el momento del showdown.

Este es el momento de máxima tensión puesto que se determina el ganador del bote y es el momento en el que los jugadores tienen que enseñar su mano. Pero no siempre hay showdown, por ejemplo cuando un jugador sube la apuesta y sus contrincantes no van, es decir que ninguno iguala esa apuesta, el jugador que hizo la apuesta gana directamente el bote, sin pasar por el showdown. En este caso, el jugador puede enseñar o no sus cartas.

En cada partida de poker dispones de un número limitado de fichas, el stack. Da igual en qué modalidad juegues, siempre tendrás una cantidad determinada de fichas con las que podrás jugar y realizar tus apuestas. Mientras que tengas fichas conservarás tu sitio en la mesa, y podrás seguir jugando.