Turn: ¿Qué hacer en el Turn, seguir o tirarse?

Una vez llegados al turn de una partida Texas Hold'em, estamos ya en la penúltima ronda, por lo que tendremos que planear nuestra estrategia para el turn. Aquí solamente quedan ya los elegidos, es decir los que llevan una buena jugada, los que han aguantado con un proyecto y los faroleros potenciales. De hecho estos dos últimos suelen ser una misma persona si no les ha salido su carta y optan por la opción del semi-bluff (semi-farol). El único problema es que en este estadio de la partida, ya solamente queda una carta por salir por lo que las probabilidades de conseguir completar una jugada sin hacer son remotas.

En este sentido en el turn, si hay posibilidad de escalera o de color en el “board” (a la vista, es decir en la mesa las cartas comunes dibujan un posible color o escalera), el jugador que tenga una jugada hecha hará forzosamente una apuesta considerable y suficiente para hacer tirar al posible jugador que tenga un proyecto. Esto se debe a una necesidad de protección de tu mano y de paso a aumentar el bote en tu favor.

En el poker Texas Hold'em la posición en estas rondas es también muy importante. Tiene posición el que habla el último. Así pues como hemos dicho en esta ronda rara vez quedan más de 2 jugadores en la jugada. Entre dos jugadores la posición es fundamental cuando alguno de los dos no las tiene todas consigo de llevar la mejor jugada, que es lo más normal. Así pues, normalmente el que apuesta primero se lleva la mano.

De todas formas, en el Texas Hold'em, el turn es la única ronda que se suele quedar en paso algunas veces. Primero porque el turn suele ser la ronda menos propensa al farol. Y a menos que alguno esté esperando un proyecto, es bastante raro que la siguiente carta vaya a cambiar algo. Aunque es de sobra conocido el hecho de que dejar el turn en paso es dar una carta gratis a tu rival, y esta puede ser letal, convirtiéndose en un error fatal. Por eso no dejes de apostar con un juego hecho, obviamente en el caso de que pienses que vas por delante de tu rival y de que estes dispuesto a pagar una resubida all-in. Hay veces que muchos jugadores pagan una apuesta en el flop con un bonito proyecto, pero llegado el turn no les sale nada, y utilizan su proyecto para hacer un semi-bluff. Esto suele ser un error ya que un jugador experimentado no dejará de ver la apuesta si efectivamente ha leído correctamente la jugada de su rival.

En definitiva la ronda del turn es especial ya que sabes que es la penúltima ronda pero que aun queda otra ronda de apuestas después, el river. Por lo que si aun no tienes una jugada ganadora hecha, a menos que te den una carta gratis o muy barata, arriesgar aumentando el bote es demasiado peligroso y a la larga trae malos resultados. Además que si finalmente saliese tu carta, tu rival seguramente se percataría de ello y los beneficios no serían excesivos. Si por el contrario tienes una jugada que juzgas ganadora no dudes en apostar una buena parte del bote, e incluso si no te quedan muchas fichas detrás, y menos respecto al tamaño actual del bote, no dudes en apostarlo todo. De esta forma podrías incluso aparentar que estas en semi-bluff y hacer que tu rival te pague.

En todo caso al igual que en todas las rondas lo importante es tener una visión global de la mano y no de cada fase independientemente, usar el sentido común, y poner en práctica lo mejor posible todas tus habilidades de poker.